Empieza el nuevo curso

La asistencia a la escuela de educación infantil supone para el niño y la niña comenzar a familiarizarse con personas, espacios y materiales diferentes a los conocidos en su ámbito doméstico. Este cambio hará que vaya ampliando su mundo y descubra las pautas de comportamiento de los grupos sociales en los que se desenvuelve.

Para muchos de los alumnos, también supone la primera salida del ámbito familiar y por tanto, un alejamiento de los modelos de referencia. Les exige un esfuerzo de adaptación a unos espacios, ritmos, rutinas, compañeros y adultos con los que tendrá que establecer relaciones. Al mismo tiempo, la escuela supone una oportunidad para crecer y madurar, para afirmarse en su propia identidad e iniciar de este modo, el conocimiento y la adaptación al mundo exterior.

Los niños tienen que ser capaces de asimilar los cambios que supone esta nueva etapa en su vida cotidiana y para ello, nuestra escuela considera de gran relevancia comenzar con un periodo de adaptación. El periodo de adaptación es “el camino o proceso mediante el cual el niño y la niña van elaborando desde el punto de vista de los sentimientos, la pérdida y la ganancia que le supone la separación, hasta llegar voluntariamente a una aceptación interna de la misma”.

Para realizar este “logro” los niños necesitan, entre otras cosas, tiempo, su tiempo concreto. Hay que tener en cuenta que todos los niños y niñas no son iguales, por lo tanto la adaptación de unos y de otros también será distinta. Debemos evitar comparaciones, ya que esto no beneficiaría a nadie y menos a los propios niños.

Queremos conseguir para todos nuestros alumnos una enseñanza individualizada que les permita adaptarse a su propio ritmo, proporcionándole a cada uno las ayudas que necesite según sus características. La colaboración de los padres va a ser fundamental para que juntos ayudemos a que los niños y niñas vean el colegio como una casa que les da seguridad, confianza, que les ofrece la satisfacción de sus necesidades, que les estimula, en definitiva, una casa donde desarrollarse y crecer FELICES.

Desde Valdebebitos os dejamos unas recomendaciones:

– Las entradas y salidas es recomendable que sean rápidas y alegres, el momento de separación es el más duro para ellos.

– Mostrad seguridad y confianza en la escuela: hay que empezar por aceptar personalmente la separación, reconociendo la autonomía de vuestro hijo. Muchos padres y madres poseen una sensación de culpabilidad al vivir las manifestaciones de inadaptación de su hijo y los niños lo perciben. Ante la menor duda, el diálogo con la educadora es una buena solución.

– Cread actitudes positivas respecto a la escuela: comentad a vuestros hijos lo que hay en la escuela, las actividades que van a realizar, los niños y niñas con los que van a jugar, los materiales y juguetes que van a encontrar, etc.

– Intercambiad con su profesora toda la información que facilite un mayor conocimiento de los niños: acudid a las reuniones que se programen, a las tutorías individuales, depositad en los educadores mucha confianza. Cuando os surja una inquietud acerca de vuestro hijo o tengáis interés por conocer algo más sobre ellos, no dudéis en solicitar una tutoría.

– Participad en la comunidad educativa a través de la colaboración en los talleres y fiestas: cuando los educadores requieren vuestra ayuda a la hora de solicitar un material o que el niño acuda con una vestimenta especial al centro.

– Fomentad la no-violencia: Queremos conseguir en la escuela un ambiente educativo en la no agresividad. Ya sabemos que una de las características de los niños de esta edad es mostrar agresividad como defensa, ya que no saben expresar de otra manera, por ello, desde la escuela y el hogar, tenemos que educar en y para la paz.

– Respetar las normas del centro y las propias de la etapa:

  • La asistencia debe ser regular, así les facilitaréis la organización de sus esquemas mentales.
  • La puntualidad es un hábito que se debe adquirir desde pequeño.
  • Ante cualquier enfermedad contagiosa que contraiga vuestro hijo, por favor, no le traigáis al centro, por el bienestar de sus compañeros.
  • Comunicad, siempre que podáis, las ausencias de vuestro hijo.

Evaluación general:

Durante el primer mes las tutoras hacemos una evaluación general del estado del alumno, sus conocimientos, capacidades…

Contamos con vuestra colaboración con el fin de lograr un período de adaptación positivo para los niños.

Os dejamos un artículo de una publicación para que tengáis más info sobre la vuelta a las rutinas pinchando aquí

                                                                                                                                                                                        #valdebebitos_laescuelafeliz

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *