Equipo docente

Queremos que la escuela sea la unión de todas las experiencias educativas que se dan en el día a día, y que no haya separación por ciclos o clases. Queremos que se forme un equipo que predomine la colaboración, compañerismo y profesionalidad en todo aquello que hagamos, llevándolo a la práctica a través de nuestra organización.
En nuestro centro valoraremos, además de los conocimientos en esta tarea, la actitud que se tenga diariamente, fomentando, ante todo el buen clima en el centro.

Damos gran importancia tanto a todo el proceso de elaboración de la propuesta pedagógica, programaciones… pero igual de importante será el proceso de evaluación, donde reflexionaremos sobre nuestra labor.
Siguiendo este razonamiento se hace evidente la importancia que tiene el “equipo docente” y cada uno de los profesionales que lo integramos, exigiéndonos no sólo un compromiso individual sino, también, un modelo organizativo democrático y participativo y unas líneas metodológicas claras basadas en la investigación, participación, la reflexión, la crítica y la enseñanza activa y constructivista.

Valdebebitos

En la Escuela Infantil Valdebebitos vemos la necesidad de transmitir a los niños una auténtica “educación en valores”. Creemos que educar para la paz, la solidaridad, la igualdad, el respeto, la tolerancia,… lleva implícito contribuir al desarrollo armónico de los/as niños/as, acercarnos, buscar y ayudar a liberar en el niño todo un mundo lleno de vida y de posibilidades.

Con un proyecto educativo basado en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner (Premio Príncipe Asturias) abordaremos todas las áreas posibles que se puedan dar, resaltando las capacidades más destacadas de los alumnos. En lugar de atender al déficit, destacando el descubrimiento y la celebración de las capacidades más destacadas de los niños:

Pensar en palabras. Es la capacidad de usar palabras de forma efectiva oral o escrita, ser capaz de procesar con rapidez mensajes lingüísticos, ordenar palabras y dar sentido coherente a los mensajes que reciben. Los niños y niñas aventajados en esta inteligencia disfrutan contando cuentos e historias reales o imaginarias, recuerdan con facilidad datos, nombres, lugares, etc. Mediante el trabajo con la Inteligencia Lingüística podrán aprender a escuchar, a expresarse, a sentir las palabras e incluso a contar historias.

Pensar en movimiento. Es la capacidad para usar el propio cuerpo como medio de expresión de ideas y sentimientos, así como usar el cuerpo para realizar actividades. En este caso nos encontramos con alumnos y con alumnas que disfrutan con actividades físicas, niños y niñas que bailan, corren, saltan, tocan, gesticulan; estimulándose por medio de estas actividades. Mediante la estimulación podrán aprender a mover y a utilizar su cuerpo, a jugar con los objetos, a divertirse con su propio cuerpo, a expresarse por medio de él y a pensar a través de sensaciones y de movimientos.

Pensar razonando. Es la capacidad para usar los números de un modo efectivo, razonar adecuadamente basándonos en la lógica y el raciocinio, dar sentido a aspectos fundamentales de la vida. Mediante materiales o juegos que supongan clasificar y razonar, como los rompecabezas, laberintos, encajes, etc., les ayudaremos a desarrollar la lógico-matemática. Los pequeños y las pequeñas podrán aprender vocabulario visual, a jugar con los números, realizar clasificaciones y seriaciones, a contener las emociones mediante la lógica.

Pensar en imágenes. Es la capacidad para percibir imágenes externas e internas, para moverse de forma segura y libre comprendiendo el espacio tridimensional. A través de la exploración del mundo que nos rodea, observándolo y manipulándolo, podremos conseguir estimular el desarrollo de la Inteligencia Espacial de los niños y de las niñas. Mediante la realización de este tipo de actividades, podrán aprender a moverse en el espacio, a realizar construcciones y puzzles, aprender a imaginar, a moldear, a inventar y a diseñar, siendo capaces de pensar para moverse y utilizar el movimiento con un fin concreto.

Pensar a través de ritmos y melodías. Es la capacidad para percibir, discriminar, transformar y expresar las formas musicales. A los sujetos de esta edad les encanta la música, cantar, escuchar canciones y aplaudir. Escuchan los sonidos del ambiente y hacen imitaciones con la boca, les gusta escuchar su propia voz y la de las demás personas. Con diferentes recursos que están a nuestro alcance, favoreceremos el desarrollo musical en sus primeros años de vida: podrán aprender a disfrutar de la música, a reconocer sonidos, a cantar y a recordar melodías, a bailar e incluso podrán crear música y tocar instrumentos musicales.

Pensar a través del mundo que les rodea. Es la capacidad de sentirse atraído por el mundo natural, de conocer el medio ambiente y de sensibilizarse con él aprendiendo a cuidarlo y a respetarlo. Nuestro alumnado de Educación Infantil ama la naturaleza, la cuidan y también poseen sentimientos de cariño y de respeto hacia el mundo que les rodea. Les enseñaremos a visualizar la naturaleza, a interactuar con el medio ambiente que les rodea, a experimentar el mundo, podrán cuidar plantas y animales, conocer los beneficios del medio ambiente y de este modo se podrá fomentar un querer hacia la naturaleza.

Pensar entendiendo a los demás. Es la capacidad para entender a los demás y poder relacionarse eficazmente con ellos y ellas desarrollando la empatía hacia los demás. A los pequeños y a las pequeñas les gusta negociar, escuchar, ocuparse de la resolución de un conflicto, formar equipos, comunicarse, etc. De esta forma podremos conseguir el óptimo estado de desarrollo de esta Inteligencia, ya que, de ella dependerá la capacidad para relacionarse con las personas que les rodean actualmente o que lo harán en el futuro. Realizaremos actividades que permitan a los niños y a las niñas a aprender que hay más tipos de sonrisas, podrán aprender a ser cariñosos y a relacionarse. También a conocer a amigos y a amigas, informarse sobre qué son las actitudes sociales y podrán aprender cómo empatizar con los demás

Pensar sobre uno mismo o sobre una misma. Es la capacidad de comprenderse a uno mismo, con el fin de organizar pequeños espacios de la vida, desarrollar la identidad propia conociendo nuestras debilidades y fortalezas consiguiendo así incrementar la autoestima. Podremos estimular al alumnado con actividades que les permita poder aprender quien son, conocerse a sí mismos y a sí mismas, quererse de una manera individual, y aprender y desarrollar su personalidad y organizar su pequeña vida.

Todas las técnicas metodológicas utilizadas en la escuela se basan en una concepción globalizada del aprendizaje donde éste se constituye en un auténtico proceso de descubrimiento e investigación y en el cual los “actores” principales son los niños y las niñas y, los docentes, con una formación adecuada y una actitud abierta, encauzan ese proceso facilitando los recursos para que éste se haga posible. Es, en definitiva, un proceso de interacción global donde toda la Comunidad Educativa hace su aportación posibilitando que “enseñar-aprender” no sea “instruir-ser instruido”, sino “crear”.

Adaptamos el día a día a nuestros peques y a las circunstancias, para crear el mejor ambiente posible.